Tu spa en casa en 8 pasos

A todos nos gusta relajarnos y pasar una jornada única mientras nos relajamos en un spa. Pero las obligaciones y sobretodo el presupuesto nos impiden visitarlos tanto como nos gustaría. De igual manera que nos preparamos mentalmente cada vez que visitamos un spa para salir de ahí totalmente relajados, también podemos vivir esa sensación disfrutando de la tranquilidad del baño de casa y sobretodo podemos repetirlo cada día al regresar del trabajo.

Toalla y rosa en baño matinal. Pixabay

Toalla y rosa en baño matinal. Pixabay

La experiencia de disfrutar de un spa es un equilibrio de sensaciones que podemos reproducir en casa. No importa si disponemos de bañera de burbujas, balneoterapia o una simple ducha. Lo importante es aquello que nos rodea en cada momento y que nos transmite la paz necesaria para recargar las pilas para el día siguiente.

Velas en el baño. Fuente: Pixabay

Velas en el baño. Fuente: Pixabay

8 consejos sencillos y económicos que seguro repetirás en cada baño.
  1. Desconecta. Elije tu momento de tranquilidad, avisa que no estarás disponible y reduce las distracciones. El teléfono móvil, mejor apagado o, en modo avión, si lo usas para sintonizar tu música relajante.
  2. Iluminación. Evita la luz natural o la luz blanca de leds u neones. Lo mejor es que apagues las luces y prendas algunas velitas de larga duración para que no te quedes a oscuras a la mitad.
  3. Ordena el baño, limpia y desinfecta a fondo y esconde todos los botes de cremas y geles dentro de una cajita. Evita cualquier distracción que perturbe la sensación de relajación.
  4. Silencio o música relax. Si no puedes conseguir un silencio completo en el baño puedes ayudarte de sonidos relajantes Zen, orientales o de sonidos de la naturaleza. Existen multitud de apps para móvil que te ayudarán.
  5. Esencias. Si sólo dispones de ducha y deseas dar un toque de aroma al baño puedes usar un difusor de vela. Con la bañera llena de agua conseguirás envolverte por completo en la esencia en cuestión. Recuerda diluir de 8 a 10 gotas de esencia sobre un aceite neutro (almendra, jojoba o semillas de uva) y luego añadirlo al agua caliente y remover. Si buscas vigorizar usa esencias de: menta, romero o salvia. Si por contra buscar relajar: lavanda, naranja o sándalo. Más info sobre esencias.
  6. Comodidad. Visualiza con antelación el recorrido que harás al salir de la ducha o bañera y ordénalo según tus preferencias. Recuerda calentar la habitación y situar una gran toalla limpia y suave sobre el radiador para cuando salgas del baño. Una bata de spa y unas zapatillas acolchadas completarán la sensación de spa.
  7. Cuida tu piel. Cualquier visita al spa se complementa con un tratamiento corporal. Este es el momento para aplicarte la última crema que has adquirido o bien optar por algún sencillo y económico truco casero. La exfoliación y la hidratación de tu piel no deben faltar.
  8. Cuida tu cara. Si deseas elevar el momento de relajación a un nivel superior, aplica dos rodajas de pepino o unos discos desmaquillantes empapados en agua fría sobre los párpados de los ojos. No olvides que también puedes encontrar multitud de consejos para hacer una mascarilla casera.
  9. (Tras el spa) Hidrátate por dentro. No hay mejor manera de terminar una sesión relajante que preparando un buen smoothie depurativo o un ligero o infusión desintoxicante.

    Bolsitas de té. Fuente: Pixabay

    Bolsitas de té. Fuente: Pixabay

Ahora ya puedes mirar a tu baño de una manera más relajante. Seguro que pronto pruebas la experiencia y ya no podrás dejar de repetirla. Recuerda que el baño es un momento del día sólo para ti y eres tú quien decide cómo vivirlo.
Cuéntanos cómo ha sido tu baño relajante o qué has añadido para hacerlo más perfecto aún dejando un comentario.
Si te ha gustado este artículo, dale like a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter y mantente informado de las cosas que más te interesan.